lunes, 16 de agosto de 2010

Mi vida por la de ellos.

¿Por qué yo preguntas? Es simple, es muy simple…

A mi derecha está un ser tan temido como poderoso, bajo su hacha han caído centenares de enemigos sin poder siquiera tocarle. Enseguida podéis ver a la bondad andante, sus manos están benditas y es por él que podemos respirar hoy día; a mi izquierda con voz extraña y lindo mirar se yergue brioso nuestro conocedor de arcanos secretos, en frente mío, es él, simplemente él…

No es muy sabio, fuerte, inteligente, cuerdo, cortes, gentil, útil y demás… Sin embargo, lo necesitan para poder continuar el camino sin errar ruta alguna. Como podéis ver mi señor, soy la única que puede simplemente alejarse sin ser extrañada o necesitada…

(Suspiro)

Los designios de los dioses no son siempre muy claros, mas no creo puedan ser errados.

He de partir ahora, con la satisfacción a flor de piel; sé, y con júbilo lo sé, mis amigos podrán continuar la búsqueda de aquel extraño portal, devolver la vida a los hombres tristes, encender una llama de esperanza a aquellos seres orejipuntudos, purificar el templo de los antiguos dioses del bien y restaurar aquel equilibrio en todo el continente…

Amigos, amigos…

(Sonrisa)

En alguna ocasión te levantas durante aquellas escasas mañanas tibias añorosa de vivir; descubres que el mundo es enorme, la gente viaja, tu padre se va… Día tras día alimentas la idea de zarpar lejos, lejos y escapar, sumergiéndose en una lontananza etérea llena de dicha, conocimiento, aventura.

Agarras lo que está al alcance de tus manos, tapas tu rostro para evitar el gélido viento del sur y tomas rumbo recto hacia lo desconocido. En tu mente se albergan sin permiso alguno las gestas primarias, unas pocas traiciones, los exquisitos amantes, historias fantásticas, buenos recuerdos… Mas los días se hacen meses y estos años sin piedad.

Sin piedad…

Descubres que existe maldad, siempre debes desconfiar sin importar quien sea; sin embargo, los dioses se jactan y entretienen vertiendo ironías en los recios caminos que cruzamos. Conoces la mentira, conoces la verdad… Y una mañana plomiza eres visitada por un grupo de desconocidos que necesitan de ti; la paga es buena, son simpáticos y es una tierra nueva por conocer. ¡No suena nada mal!

Creces, crees, amas… Tu alma confiesa, tu espíritu canta, quieres a la gente que un día nada era y amas a los seres que corean tu camino. Con asombro empiezas a entender la magia que encierra a aquellos compañeros en armas, envolviéndote en la sensual cofradía, entregándote a tu nueva familia.

Familia…

(Sonrisa)

Acá a la derecha está mi hermano de espalda ancha. Enseguida podéis ver a alguien que es más que un guía; a mi izquierda con voz extraña y lindo mirar se yergue brioso este virginal encanto, en frente mío, es él, un tonto loco, mi errante loco nada más…Como podéis ver, he tenido una vida plena; crecí, odié, amé, conocí… Cree mi propia familia, mi hermosa familia.

Una sola cosa no hice jamás, nunca me casé, pero, en otra ocasión será, por ahora decidme, ¿qué camino debo tomar? A ellos y a mí nos espera un largo viaje, y si no es mucha molestia, espero partir antes que les devuelvas la vida, no me habitúo a las despedidas…


LeTal_Beatle

3 comentarios:

Diego Andrés dijo...

Excelente lectura...! (y)

Darkcavalier7 dijo...

Me ganaste la publicación por solo unos minutos, pensaba subir unos comics; pero me agrado mucho tu relato, su tono interno y reflexivo, además que ya extrañaba ver algún aporte de ustedes por estos lados. Hacen falta la picara, mini y su combo, algún día me tomare el trabajo de adaptarlos al sistema de Pathfinder... conclusión, toca matar a Amadeus... jajajajaja...

LeTal_Beatle dijo...

Por qué todos contra el buen Amadeus... Él no tiene la culpa se ser simplemente genial.